Cuando la visita de un voluntario se convierte en un salvavidas

jason y marsha

El verano pasado, Jason y Amber Kloster planeaban viajar a Grecia. Fue un viaje especial – su buen amigo estaba planeando una propuesta de compromiso sorpresa como parte de lo – y no habían viajado desde el comienzo de la pandemia.

Sin embargo, les preocupaba dejar a Marsha, la madre de Jason, que ha vivido encima de ellos en su dúplex al sur de Minneapolis por 22 años. Recientemente ella había tenido problemas de salud que resultaron en problemas ocasionales de memoria y movilidad.

Amber pensó que si había alguien que pudiera cuidar a Marsha mientras no estaban, estaría bien irse. Unos meses antes de su viaje, se puso en contacto con Meals on Wheels. Es una llamada que todos están muy agradecidos de que haya hecho.

“Teníamos toda una red de seguridad”, recuerda Amber. “Teníamos un amigo que se estaba quedando aquí, cuidando a nuestro perro, pasándose. Teníamos muchas cosas preparadas, con Meals on Wheels como parte de eso. Fue mucho tiempo para dejarla sola y no queríamos que se sintiera sola”.

Las visitas de los voluntarios no solo ayudaron a Marsha a sentirse menos sola, sino que también pudieron haberle salvado la vida.

Un plan de seguridad funciona

Una mañana, mientras no estaban, Marsha se cayó. Finalmente pudo volver a sentarse en su silla, pero estaba desorientada. Todavía ella no tiene un recuerdo completo
del incidente.

El voluntario de Meals on Wheels apareció como se esperaba y le llevó la comida a Marsha escaleras arriba. Se dio cuenta de que las cosas no parecían estar bien y alertó a Eleonore Balbach, directora del programa TRUST Meals on Wheels.

“Eleanore nos llamó a Grecia y descubrimos que se había caído”, dice Amber. “Y eso fue realmente… Ni siquiera sé las palabras para decir. Fue muy reconfortante que supiéramos bastante rápido que ella estaba en necesidad y que no tenía que esperar mucho tiempo”.

Con esa llamada, Amber pudo conectar con su amigo quien cuidaba a Marsha. También, llamó a su padre para ayudar y llevar a Marsha al hospital. Ella no tuvo ninguna herida física que amenazara la vida, pero tuvo que quedar en hospital para tratamiento por un caso aún descubierto de COVID-19.

“Era un poco estresante y preocupante, obvio, cuando averiguamos,” dice Jason. “Pero preparamos y pusimos en práctica el plan.”

‘La primera cosa quiere ella fue Meals on Wheels’

Jason y Amber pudieron terminar sus vacaciones como habían planeado, conocido que estaba en buenas manos Marsha al hospital con la ayuda de familia y amigos.

“Después de su recuperación y vuelta a casa, estábamos hablando de las formas de apoyo para ella,” dice Amber. “La primera cosa quiere ella fue Meals on Wheels. Ella se aseguró- yo creo que ella lo dijo dos veces. Ella quiso asegurar que el primer día de vuelta recibiría Meals on Wheels.”

“Las comidas son ricas y la gente que entrega la comida es buenísima,” dice Marsha. Ella valora la interacción de los voluntarios de entrega además que el cuidado que trajo atención médica que ella necesitaba el verano pasado.

“Funciona muy bien,” dice ella. “Está bien ver una cara, otra persona, porque no me pongo invitados. Yo envío mensajes de texto pero aparte de eso, estoy sola muchas veces. Entonces, me siento sola unas veces.”

Quedando cerca de familia

“Queremos quedarle en casa a mi mamá tanto como sea posible,” dice Jason. “Sabemos que ella tiene una comida nutritiva y caliente cada día que nos permite no preocuparnos.”

Viviendo cerca de su madre en la edad adulta es algo que agradece Jason. Por esa razón le abordó a ella sobre comprar un dúplex donde puede vivir en la otra mitad. Él estaba viviendo en Uptown y ella estaba divorciada de su padre, viviendo sola en
Brooklyn Center.

Como el hijo único, Jason quiere asegurarse de que su mamá tenga el mejor cuidado. Esto incluye comidas deliciosas como ella se preparaba para él como niño.

“Ella me crió con comidas calientes cada noche, todavía en su ropa de trabajo a las 9 p.m., haciendo de 9 a 5 y apoyando a la familia. Y ella es alguien que siempre le admiro. Ella es una madre trabajadora y comprensiva,” dice él.

Marsha valora su independencia pero le ama tener a Jason y Amber viviendo abajo para ayudar. No ha tenido la capacidad de salir, tan a menudo, así las visitas de los voluntarios proporcionan una conexión con su comunidad junto con la alimentación que ha ayudado la recuperación de la caída.

“Es buenísimo. Es muy, muy, muy bueno,” dice Marsha sobre Meals on Wheels. “Estoy muy feliz que Amber me registró.”

Si usted o un cariño pudiera beneficiarse de Meals on Wheels, registre aquí. Si quisiera trabajar como voluntario para entregar comidas, regístrese aquí. Si quisiera trabajar como voluntario para entregar comidas, regístrese aquí.

Haga clic para obtener más información sobre Meals on Heels 2024